ENTREVISTA Juan Manuel González Serna, Presidente Grupo Siro

Premio Valores Humanos y Sociales 2015

  1. ¿Qué supone, en una trayectoria empresarial tan larga, este reconocimiento?

Haber sido galardonados con el “Premio Castilla y León de Valores Humanos y Sociales” supone un honor para todos los colaboradores de Grupo Siro, además de un reconocimiento a nuestro compromiso y responsabilidad con las Personas. Grupo Siro es consecuencia de un proyecto que han impulsado por todos y cada uno de los colaboradores que han formado y forman parte de Grupo Siro. Nuestros colaboradores siempre han compartido el proyecto de empresa como suyo propio, con ilusión y pasión. Lucía y yo hemos conseguido contagiarles porque si no, hoy no estaríamos aquí. Hoy somos lo que más de 4.000 colaboradores consiguen soñando de la misma manera, con pasión y perseverancia. Para Grupo Siro es una suerte poder crecer y seguir manteniendo la identidad y los valores de empresa familiar, siempre poniendo el foco en las personas que nos ayudan a cultivar un futuro sostenible. Me enorgullece ver que estamos construyendo una empresa que la sociedad quiera que exista

  1. La distinción reconoce el compromiso social de una empresa y un empresario, ¿por qué es importante esa responsabilidad social corporativa y hasta dónde se puede llegar?

Creemos en los proyectos empresariales sostenibles, en la necesidad de aportar y generar valor y de establecer relaciones de confianza con nuestros Grupos de Interés, actuando siempre desde el Compromiso Social Sostenible. Así es como en Grupo Siro entendemos la responsabilidad social corporativa. Este compromiso se materializa en ejemplos como la integración de personas en riesgo de exclusión social o la apuesta por una Cadena Agroalimentaria Sostenible que mejore la competitividad del sector agrario. Apostar por iniciativas que aportan valor, entre otros, a la sociedad nos permite crecer y seguir cumpliendo con los compromisos adquiridos con nuestros Grupos de Interés. No obstante, la RSC tiene que ser una filosofía empresarial que garantice la continuidad del negocio, y por lo tanto ha de ser rentable. Debemos apostar por modelos de negocio basados en la sostenibilidad, desde una perspectiva integrada que responda a las necesidades de los diferentes Grupos de Interés, en el ámbito ambiental, social y económico. Por lo tanto, todavía queda mucho por recorrer. Sin duda, todo esto parte de las personas. En Grupo Siro hemos conseguido lo más difícil de tener: gente comprometida, y estoy seguro que se debe a la apuesta continua por el desarrollo, tanto personal como profesional, y la integración social y laboral de nuestros colaboradores. Así seguiremos, porque son los valores éticos y sociales que nos definen los que nos harán progresar hacía un futuro satisfactorio e integrador.

  1. La despoblación es uno de los grandes problemas de la Comunidad, ¿debe ser objetivo también de esa responsabilidad social corporativa? ¿Cuál es la apuesta de Siro por el medio rural?

Grupo Siro tiene un compromiso con el entorno local, con la población del ámbito rural, donde tiene su sede y sus fábricas. Llevamos 25 años trabajando para que nuestro desarrollo empresarial suponga bienestar y riqueza para Castilla y León. Nuestro compromiso, en este sentido, con la región es incuestionable. Nuestros comienzos tuvieron lugar aquí y eso no se olvida nunca. Efectivamente creemos que se puede fijar la población en el medio rural dándoles opciones: apostando y comprometiéndose con el desarrollo local. Algunas iniciativas que pueden contribuir a ello son la industrialización de zonas rurales o el desarrollo de una Cadena Agroalimentaria Sostenible: favorecer el cultivo del cereal mediante el establecimiento de alianzas estables con agricultores y fabricantes. Así, ha sido en Castilla y León donde hemos empezado a desarrollar nuestro proyecto Siro Agro. Actualmente estamos aprendiendo con agricultores de la Comunidad, intercambiando conocimiento, analizando costes… Queremos desarrollar un modelo agrario competitivo y rentable en esta zona, y posteriormente replicarlo en otras zonas de España. El sector agrario es fundamental para el entorno castellano leonés y concentrar en esta zona el cultivo de trigo que la industria necesita supondría sin duda valor añadido para la región, y contribuiría a fijar la población en el entorno rural.

  1. El compromiso social se hace también patente en la sede de su Fundación en el Monasterio de San Pelayo, ¿qué va a suponer esa sede física para el conjunto del grupo empresarial?

La Fundación Grupo Siro nació para garantizar la continuidad de la compañía, por expreso deseo de mi mujer, Lucía Urbán, y el mío propio. Queremos que Grupo Siro sea sostenible en el tiempo, y queremos estar aquí dentro de muchos años, aportando valor a la sociedad. Con el fin de salvaguardar el Patrimonio Histórico y Cultural, la sede de la Fundación parte de la rehabilitación del Monasterio de San Pelayo del Cerrato en CevicoNavero, muy en línea con lo que como compañía queremos construir: una empresa que dentro de 500 años continúe en pie. A través de la Fundación desarrollamos proyectos sociales, culturales, medioambientales y de investigación. Todo ello nos permite impactar positivamente en aquellos entornos en los que estamos presentes. Durante el último año, además, hemos sentado las bases de nuestra “Escuela de Empresa San Pelayo”, centro de formación de los líderes de la compañía, actuales y futuros. También, hemos impulsado la primera edición del “Premio Fundación Grupo Siro a la Investigación Agroalimentaria”, dirigido a distinguir y apoyar la difusión de trabajos sobresalientes por su innovación y aplicación práctica en el cultivo del trigo. Una nueva senda hacia la investigación, desde el convencimiento de que, para cultivar futuro juntos, debemos apostar claramente por ella.

«Los valores éticos y sociales que nos definen nos harán progresar»

No hay comentarios

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.